Autor: Jessica Rodríguez

Autora: Jessica Rodríguez. Proyecta 56

En el año 2009 decide empezar sus estudios en Ingeniería Técnica en Diseño Industrial motivada por su capacidad creativa y sus ganas de compaginar la Ingeniería con el diseño. 

Es socia activa de Diz Málaga, y formó parte del comité organizador del I Congreso “Esto es Diseño Industrial”, donde articipó en el taller “Ecodiseña a partir de la reutilización del Producto”, y se encargó de un trivial de diseño e ingeniería, poniendo a prueba tanto a estudiantes como a ponentes y profesionales en sus conocimientos sobre materiales, procesos productivos, productos, y en definitiva, historia del Diseño Industrial y desarrollo de productos.
Con ganas de ampliar sus conocimientos, y compartir los suyos propios a través de la cultura, el diseño, y la ingeniería, decide fundar Proyecta 56 junto a María Alonso, con el objetivo de aportar ese formato de respeto por el Medio Ambiente, que todo profesional del diseño e ingeniería debe abordar en el desarrollo y producción de nuevos productos.
Encargada del Área de Cultura y Medio Ambiente, intentará difundir el valor que supone respetar al Medio Ambiente a lo largo de todo el ciclo de vida del producto, bajo la filosofía de “de la cuna a la cuna” tratando de hacer desaparecer este punto de declive y obsolescencia apareciendo en lugar de ella, la fase de reutilización del producto.

Jessica Rodríguez, bajo el título: “De pequeños a mayores” nos hablará de la importancia que supone la inclusión del diseño industrial en la educación de los más pequeños. Lograr que los más pequeños conozca la profesión del diseñador industrial puede ser el camino para establecer la cultura de esta disciplina en España, aprovechando la creatividad y la imaginación que cada niño demuestra día tras día al diseñar sus propias soluciones para seguir jugando.

Todos, en algún momento de nuestra niñez, hemos jugado a ser médicos, bomberos, profesores… pero ¿nos hemos parado a pensar por qué? Un niño pequeño es un diseñador; imagina, crea e inventa, deja volar su imaginación para conseguir todo lo que necesita para solventar sus necesidades. Crea su casa para poder ser el bombero, su clínica para ser médico, y sus herramientas para poder ser mecánico o ingeniero…

Enseñamos a nuestros hijos lo que pueden llegar a ser de mayores, pero se nos olvida decirles que pueden ser diseñadores industriales, aquello que desde pequeños hacen continuamente para solventar sus necesidades.

IM000847.JPGQuizás se deba al desconocimiento general por parte de la sociedad hacia la profesión del diseñador industrial. Sin embargo, éste participa en el diseño y la realización de prácticamente cualquier objeto que diariamente encontramos a nuestro alrededor. El diseñador industrial se encarga de hacernos la vida más fácil, es el encargado de pensar en las personas, de mejorar el día a día de todos y cada uno de nosotros.

Desde pequeños deberíamos conocer la importancia y el valor del diseño industrial así como su influencia en nuestro entorno. Preguntarnos el por qué de esta profesión, quién está detrás de la silla donde nos sentamos, el tenedor con el que comemos, el vaso con el que bebemos, y los juguetes con los que jugamos.
Este simple hecho, nos ayudaría a conseguir difundir y dar a conocer el verdadero valor que merece nuestra profesión. Ser capaces de rechazar malos diseños, rechazar aquello que no nos es útil, pero que muchas veces volvemos a comprar, aun sin servirnos.

Podemos poner un ejemplo. En el mercado existen muchos tipos de envases para conservar la carne, encontrando en los supermercados gran cantidad de ejemplos. A menudo, tras abrir el envase, no gastamos todo el contenido, nos sobra parte de esta carne, pero el propio envase en el que lo hemos comprado, ya no nos sirve para volver a conservarlo. Quizás el simple hecho de conseguir que este sirva para poder conservarlo posteriormente beneficiaria claramente al consumidor y además al medio ambiente.

file000283435581 - copiaY por qué no empezar desde pequeños, desde nuestra mente de diseñadores en la que todo es posible. Crecer juntos dando el valor justo a las cosas, ser críticos. Decirle a las empresas qué es lo que queremos y no que ellos impongan algo por defecto y, en muchas ocasiones, sin pensar en el consumidor. Que sean los propios niños los que hablen a sus padres, expliquen que es el diseño industrial y hagan despertar la curiosidad de muchos.

Pero no solo recae en los niños el papel de dar a conocer esta disciplina; a los mayores nos queda el duro trabajo de aprender de ésta así como también de enseñar a los más pequeños.

Educarlos para que consigan una conciencia social hacia el diseño, y a todo lo que a este rodea para que en un futuro sean ellos los encargados de transmitir el mensaje a sus hijos, los pequeños diseñadores de entonces, que quizás algún día se conviertan en diseñadores industriales profesionales o empresarios que sepan cuando requerir sus servicios.

Se trata de conseguir que entre unos y otros consigamos dar a conocer una disciplina olvidada, desconocida, pero presente en cada rincón de nuestras vidas. Se trata de lograr así una vida más fácil y acorde a nuestras necesidades, más responsable con el medio ambiente, más saludable y en definitiva, más consciente de la existencia e importancia del diseñador industrial. Todos tenemos que poner nuestro granito de arena para luchar por algo que, sin duda, tiene que darse a conocer pues estoy segura que el diseño industrial no nos decepcionará.

 

Contácta con Jessica vía twitter

De pequeños a mayores
Ayudanos a mejorar. Dinos que te ha parecido este artículo. Desliza la barra inferior para indicarnos la puntuación que crees merece el autor con la redacción de éste artículo. ¡Gracias por participar!
6.6Nota Final
Puntaje De Lectores: (1 Voto)
6.6

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.